viernes, 13 de febrero de 2015

Dardos envenenados..

Leyendo la obra del escritor Antonio Gala, «Más allá del jardín»  me percaté de una gran frase: «Dardos envenenados envueltas en delicadas perífrases» . Hay palabras así, que por muchas florituras que lleve, en su esencia está la maldad. Quién las prodiga, deja su verdadero ser al descubierto... 




Dardos envenenados... escritos enmascarados...palabras sin alma...

Ante estas situaciones: «Irritarse por una injuria es casi reconocer que se merece; al despreciarla queda sin valor»  (Tácito) 

5 comentarios:

  1. Dardos envenados y enmascarados.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  2. Tu entrada de hoy me viene como anillo al dedo, me he sentido bien al leer lo que yo pienso. Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Es verdad que hay palabras que por mucho que las envuelvan, están impregnadas de veneno y dejan mucho dolor en el alma.
    Besos

    ResponderEliminar
  4. Hay que ser muy maduro para despreciar una injuria.
    Con los años vamos aprendiendo.

    ResponderEliminar
  5. Profunda frase de este gran escritor Antonio Gala!
    y desde luego muy cierta, mucha gente habla del diente al labio,
    con grandilocuencia un sutil maquillaje, pero en su esencia
    palabras huecas, maldad enmascarada.
    Pero tales personas que acostumbran a mantener esas costumbres insanas,
    terminan enredandose en sus palabras, que terminan en delatarle
    como un charlatàn, su verdadero yo!
    triste realidad.

    Abrazos Àngeles
    con todo cariño.

    ResponderEliminar

Gracias por dejar tu huella en este "Barco de sueños"