miércoles, 6 de noviembre de 2019

Y un instante de reflexión...



Que las rosas tienen espinas, ya lo sabemos que son preciosas también. Que de elegir una flor, me asombra la sencillez de una margarita pero, el jazmín aguarda el recuerdo de mi abuela. Incapaz de decidirme por una sola.
Que soy de enredarme en mil pensamientos, pero uno me da la vida... que olvidamos con asiduidad que una espina hiere pero no a todos por igual. Que juzgar a la ligera está feo y hace daño. Que la vida nos reserva multitud de tonalidades, situaciones por las que jamás llegarías a pensar. Ahí surge nuestra capacidad de asumir cambios, de adaptarnos.

Cuesta encontrar el justo equilibrio, no somos perfectos. Nada lo es. Pretender serlo, una necedad. 
Cuestión de tiempo, paciencia e ingenio para lograr el mejor equilibrio a nuestras circunstancias. 
Las espinas del desánimo nos infrigen dolor mas en esta prosaica forma de hacernos fuertes, maduros e inteligentemente felices. Nos salva de futuras decepciones, es el colirio que despeja del camino aquello innecesario. ..
Duele hoy pero mañana será distinto e incluso carecerá de importancia. Así es, como a veces nos toca a aprender, caes pues te levantas.  A seguir, que la vida lo merece. 

Buscar nuestro lugar, todos tenemos uno. Que la queja te lleve a un instante de arrojo, lucha, de ganas escribir tu libro, tu historia. Uno, donde tu firma, sea ejemplo de constancia. 

Ser flexibles también es necesario pues vivir tenso arruga el alma. Aflojar el ritmo, descansar.... Ser conscientes de lo que nos rodea, ayuda a reiniciar la marcha, es la puerta a una felicidad. La rutina, un gusano loco de la feria, dando vueltas sin sentido. Cuando terminas el viajecito algo aturdido, exclamas ¿¡ esto es todo?!.
De vez en cuando, alejarnos de una inercia programada, imprescindible para nuestra psique. Somos humanos, escuchar (nos). Recuperar el bienestar emocional. En la vorágine de la lucha por la simetría descubres también maravillas: amando (te) con valentía, respetando (te), agradeciendo (te) y perdonando (te).
Y la sonrisa por favor, llévala contigo, que luzca tu propia estrella, allá donde vayas... siempre 🌺🍀

domingo, 27 de octubre de 2019

Escribir


¿¡ Cuántos vacíos logramos llenar a través de  nuestras palabras?! Muchos y distintos...
Siri Hustvedt poeta, ensayista, novelista. Y ahora también premio Princesa de Asturias de las letras del 2019. Escuché su excelente discurso y lo he leído en diferentes medios de comunicación. Extraigo mas de un mensaje. Todos me llevan a esta cita suya, (imagen que acompaña a este post). 
Así que, si sigamos escribiendo. La palabra es fuerza. 

lunes, 21 de octubre de 2019

A propósito del día de las escritoras

Según un dicho, en la vida hay que hacer tres cosas esenciales: Tener un hijo/a, plantar un árbol y escribir un libro. En días como hoy abrazo mis ganas de escribir con fuerza, es mi mástil en este mar de sociedad.

Hoy es 14 de octubre, día de las escritoras. No he tenido hijos. Mi legado será otro, humilde, sencillo, casi imperceptible; de letras que siempre escribí desde lo más profundo. Quién me conoce lo sabe. Y quién no, quizás intuya algo de mi leyendo mis textos.

Escribir me da alas para pensar en un mundo mejor, reflexionar sobre mi rutina, o soñar a veces con imposibles. Así que, este es primer hijo literario, el único de momento, parido en julio de 2014. Disculpas a todas las madres, por tomar esta expresión, "parir". No pretendo comparar un acto valiente, generoso, doloroso y hermoso a su vez. Pero, ¡¿qué nos gusta a veces estas licencias poéticas?!

Plantar un árbol, eso sí que lo tengo pendiente, también es importante. Por ahora,  en casa la familia cactus va en aumento. 
Cuidar de plantas, y de Elvis que también nos ofrece cariño y su protección especial. Porque nuestro gato es paz. 

En días como hoy me siento un poco escritora... 


FELIZ DÍA A TODAS!! 💙
14 de octubre 2019